En el corazón del Marais histórico.

La calle Simon Lefranc ya existía en el año mil, mientras que el hotel se remonta al siglo XVIII. De ahí la clase de los edificios, que los propietarios han restaurado respetando la belleza de antaño. Vigas de madera y piedras vista, bodega abovedada, pozo antiguo y patio con árboles.

El barrio del Marais es una zona de marismas muy antigua ocupada durante la Edad Media por órdenes religiosas. En siglo XVII, después de la edificación de la place des Vosges, se convierte en el centro de la vida de la nobleza parisiense. Los palacetes surgen entonces en todas partes. El Marais, rehabilitado en el siglo XX, se convierte en el lugar elegido por los visitantes que aprecian su encanto y su clase.

Paso a las visitas

Su céntrica situación es perfecta para visitar París sin cansarse: el hotel Beaubourg, en el corazón del barrio histórico del Marais, está ubicado en la Rive Droite, en el distrito 4º. Casas antiguas, calles pavimentadas, tiendas y museos… A un paso: el Centro Pompidou de arte contemporáneo y Les Halles, el antiguo mercado de París en proceso de convertirse en la joya de la arquitectura contemporánea parisiense. Pero también el Museo Picasso y decenas de palacetes con cuidados jardines que se descubren paseando por las calles. Un poco más allá, la catedral de Notre Dame, el Museo del Louvre que no necesita presentación y el Barrio Latino, tiendas chic, restaurantes históricos, bares míticos. El hotel Beaubourg es el lugar soñado para visitar la Ciudad de las Luces, disfrutar con la arquitectura, la cultura y la moda.

Centre Georges Pompidou « Beaubourg »

“Es un edificio que finge, es una parodia de la tecnología” afirma el arquitecto Renzo Piano del Centro Beaubourg que para unos parece una refinería y para los demás una terminal de aeropuerto. En su interior, todo el mundo se reconcilia. Todas las culturas artísticas contemporáneas mundiales están representadas aquí. www.centrepompidou.fr

Place des Vosges

Una de las plazas más antiguas de París y un lugar con un encanto infinito. Concebida en el siglo XVII con un plano cuadrado, está bordeada por maravillosos edificios de ladrillo con altas ventanas y tejados de pizarra inclinados. La plaza es hoy en día un jardín donde cochecitos y pelotas comparten el césped con los habitantes del barrio y los maravillados turistas.

El Musée Picasso

Establecido en un precioso palacete del Marais, el museo cuenta con una de las colecciones mundiales más amplias del artista: unos 200 lienzos, 150 esculturas, 80 cerámicas y más de 3.000 dibujos y estampas…www.musee-picasso.fr

El Musée Carnavalet

Toda la historia de París está aquí. El Museo Carnavalet, histórico por esencia, es también la cripta arquitectónica de la plaza de Notre-Dame y las Catacumbas de Paríswww.carnavalet.paris.fr

La iglesia de Saint Eustache

Louis XIV fue bautizado en esta iglesia y Colbert inhumado aquí. Con sus vertiginosas dimensiones, la iglesia se consideró durante mucho tiempo la iglesia de la realeza. En Les Halles, el antiguo “vientre de París”, es un lugar que nadie puede perderse.

El barrio latino

Conocido en todo el mundo des de la Edad Media, el Barrio Latino late al ritmo de su corazón, la Universidad de la Sorbona. Entre los monumentos, las universidades y las librerías, el lugar rezuma un magnetismo intenso que no se desvanece cuando se acude aquí a descansar de las visitas literarias en el mítico Café de Flore, a la sombra de Sartre y Beauvoir. Casas de costura y tiendas modernas, la moda se expone en Saint Germain des Prés. Anticuarios, galerías y tiendas de prêt-à-porter que deben visitarse sin falta.

El Louvre

Castillo, palacio y museo extraordinario, el Louvre atrae todas las miradas. La del visitante apasionado y la del amante del arte. Entre los bonitos jardines de las Tuilerías y la Iglesia de Saint-Germain-l’Auxerrois, a lo largo del Sena, se despliega uno de los más grandes palacios europeos e, incontestablemente, uno de los museos más ricos del mundo. Majestuosa torre cuadrada y pirámide de cristal controvertida que puede observarse, con los VIP, desde el café Marly… Para hacerse por fin una opinión sobre las grandes obras de Mitterrand. www.louvre.fr

De Rivoli a los Grandes Almacenes

Al salir del Louvre, después de observar las majestuosas arcadas de la famosa calle de Rivoli, tras merendar un Montblanc en Angelina, el incomparable salón de té repleto de dorados de antes de la guerra, se puede descubrir una de las más bonitas perspectivas de París, antes de ir, más tarde, de la Concorde a los Campos Elíseos. La avenida de la Opéra, que se abre a la cúpula dorada de la Ópera Garnier, es un prólogo a lo que ofrece el París más parisiense, los Grandes Almacenes. Le Printemps y sus mosaicos históricos, las Galerías Lafayette y su “personal shoppers”. Entre en el templo del chic parisiense… a todos los precios.

De los muelles a Notre Dame

Otro itinerario posible: al salir del Louvre, descubra su vertiente romántica y pasee por los muelles del Sena, salpicados de puentes y estatuas. Es un río largo tranquilo y le permitirá dar una ojeada a la historia de la arquitectura. Aquí descubrirá los tesoros de las islas Saint Louis y de la Cité, las tiendas de libro antiguo y el mercado de las flores. A un paso, una joya de la arquitectura gótica le tiende sus gárgolas: la catedral de Notre Dame de París.

Login Form
Register Form